El rol de los Profesionales en Ciencias Económicas y la Agenda 2030

“Una Estrategia Empresarial”


Muchas veces nos hemos encontrado con la dificultad de asesorar a los líderes empresariales en cuanto a su estrategia empresarial que cumpliera con el fin principal de maximizar la riqueza de los accionistas. Principio que rige toda organización que persigue fines de lucro desde hace muchísimos años.


Hemos tenido que pensar constantemente en la rentabilidad, en los mercados financieros disponibles, en los recursos económicos y humanos, en el capital de trabajo, la infraestructura, los costos fijos ociosos, pero siempre ligados a la generación de la máxima utilidad económica acorde a los objetivos empresariales que tuviera cada organización y llevándose a cabo la actividad de la empresa acorde a sus normas.


Pero el mundo cambió. Las necesidades sociales y ambientales modificaron el rumbo y la dirección hacia donde se deben guiar los objetivos organizacionales. Ya el objetivo de maximizar la riqueza de los accionistas a través de la generación de utilidades sin tener en cuenta otras cuestiones y necesidades de la sociedad y el planeta, quedaron lejos de ser el eje para la generación de la estrategia empresarial.


La Agenda 2030, a través de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, nos marca la guía para emprender este camino.


Entonces nos preguntamos: ¿Qué participación tenemos los profesionales de Ciencias Económicas en estas cuestiones? Y la respuesta es clara: tenemos que estar formados y preparados para asesorar a las personas que toman las decisiones y confeccionan sus planes estratégicos en las distintas organizaciones para indicarles que la Agenda 2030 es en sí misma, una estrategia empresarial.


Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible deben formar parte de sus decisiones corporativas. Pero también, debemos ser capaces de ver en cuál o cuáles de ellos las organizaciones pueden hacer frente y generar impactos positivos en sus grupos de interés o stakeholders. No deben ser ambiciosos en el cumplimiento de la totalidad, porque es impracticable, pero sí, analizar con rigurosidad en cuál de todos pueden ser más eficientes tanto para el adentro de la organización como hacia afuera.


A través del cumplimiento de parte de estos objetivos invitamos a las empresas a ser parte del desarrollo sostenible. Esto es, ser parte del crecimiento económico, social y ambiental de la población. Particularmente de sus grupos de interés, tanto internos como externos. Y esto conlleva a que, al estar involucrado con procedimientos de responsabilidad social y desarrollo, la posibilidad de acceder a créditos y financiación es mucho más atractivos, ya que hay muchas instituciones financieras que premian este tipo de decisiones y las fomentan con buenas tasas de interés.


Asimismo, estamos frente a un público consumidor mucho más exigente, por lo que las empresas que lleven buenas prácticas y lo den a conocer a través de una comunicación transparente y eficiente, atraerán más clientes y por consiguiente aumentarán sus ingresos.

Los empleados de organizaciones con propósitos sociales y ambientales, trabajan más felices y desean estar comprometidos con la causa.


Esta decisión estratégica basada en cuestiones de responsabilidad social, debe ser entendida por todos los niveles de la organización. Es necesario contar con una buena comunicación, tanto interna como externa.


Asesorar a las organizaciones más allá del cumplimiento de las normas, ya sean generales o específicas de su actividad, es un reto que hoy los profesionales de ciencias económicas deberíamos asumir como un desafío propio.


Tenemos la oportunidad de ser parte de un cambio necesario para toda la población y tenemos que poder asumir este nuevo rol. Será necesaria la formación previa, la transparencia y la ética que son pilares básicos en estos procesos.



Ayudar a crear un cambio cultural y de conciencia en los líderes empresariales nos convierte en agentes de cambio. Un cambio que, no solo beneficiará a las empresas, sino también a la sociedad y al medio ambiente.


Un nuevo Rol que, a mi juicio y percepción, nos da un perfil más humanizado de nuestra profesión y tenemos que ser capaces de verlo como una oportunidad única.


Fuente: Libre interpretación del Autor.



REDACCIÓN:

María Florencia Cassullo

Integrante de Agenda Ambiental Mar del Plata.

Contadora Pública y Lic. en Administración graduada de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Mar del Plata. Diplomada en Responsabilidad Social Empresarial, certificado por la Fundación General de la Universidad de Salamanca y el Pacto Global de las Naciones Unidas de México.

Directora en K.C. Estudio Contable y Presidente en la Fundación Médica Hemocentro Mar del Plata.

florenciacassullo@gmail.com

https://www.linkedin.com/in/florencia-cassullo-7126584a/


iconosredesMesa de trabajo 4.png

+54 9 11 3297-6339

Redes sociales

Colombia

iconosredesMesa de trabajo 6.png
iconosredesMesa de trabajo 5.png
iconosredesMesa de trabajo 3.png
linkedin (6).png
iconosredesMesa de trabajo 2.png

Argentina

iconosredesMesa de trabajo 5.png
iconosredesMesa de trabajo 3.png
linkedin (6).png